Las niñas prodigio - Vice Magazine

"This novel, like a David Lynch plot, slowly gets darker, loses its ties to the initial realism, and invades us with pop references, nightmares and awkwardness" —VICE MAGAZINE


Libros

Publicistas retorcidos, niñas prodigio y Kate Tempest: estos son nuestros libros favoritos de junio

Vice Staff

28 julio 2017

Quizá no están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Tanto si estás haciendo ya las maletas como si te espera un largo y cálido agosto en la ciudad, a continuación te recomendamos unos cuantos libros que harán que tu vida mejore significativamente.

Las niñas prodigio 
Sabina Urraca
Fulgencio Pimentel

Con Sabina hemos ido al pueblo de Verano Azul, nos hemos metido una piedra de obsidiana por la vagina, hemos aprendido qué es un otherkin o el buen uso de las palabras "coños chorreantes", entre otras cosas

Ya hace casi 3 años que sus artículos comenzaron a aparecer en VICE y en Broadly. Por eso para nosotros es bastante emocionante que acabe de publicar su primer libro, Las niñas prodigio, una novela que comienza precisamente con Sabina preparando este artículo para nosotros, siguiendo un estilo similar al de sus piezas periodísticas, pero que, cual trama de David Lynch, poco a poco se oscurece, va perdiendo vínculos con el realismo inicial y nos inunda de referencias pop, pesadillas e incomodidad.

Como ella misma dice al final del primer capítulo hinca sus "dedos en la carne tierna de la niña que fui, desmenuzándola poquito a poco".

Sabina juega durante todo el texto con cierta ambigüedad entre la realidad y la ficción y esto la gente lo suele llevar muy mal. En casi todas las entrevistas y las presentaciones del libro le preguntan sobre qué partes son autobiográficas y cuáles inventadas. Permitidme que os dé un consejo. Pasad de eso y disfrutad del libro como lo que es, una novela, una ficción con bases reales (¿cuál no lo es?). 

Tampoco necesitamos que todo tenga un discurso político, moral o reivindicativo detrás para medir si es bueno o malo. Como le dijo Sabina a mi compañera Marta Delatte en su entrevista en Broadly: "Buscar cuentos morales en la ficción me parece absurdo, completamente contrario a la emoción que debe producirnos. Intento remover el alma, no acariciarla ni empoderarla", pues eso.